2005

El último año del invierno,

el último minuto de la madrugada,

la primera luz del océano.

 

La última gota en la garganta,

la última nave en el cenit,

la primera palabra.

 

La última nube de la sudestada,

el último puerto abandonado,

la primera puerta que no es una ventana.

 

Mojando el índice para pasar la página,

la última pregunta es la primera respuesta

contestada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s