40

Se acercan los cuarenta

como una cruenta cuenta atrás.

Vendrán sin crisis y sin bises.

Se acercan los cuarenta

una afrenta a la inmortalidad.

Mi vida fue una elipsis sin matices.

Me sentarán a la mesa,

me hablarán de artritis,

me planificarán de nuevo

que siente la cabeza

y la ponga de pie otra vez.

Me hablarán seriamente

de cirrosis y arteriosclerosis

pondrán una garra en mi mente.

Me harán dejar las drogas

para cuidar mi templo.

Me dirán al oído

que será derruido,

que he sido un mal ejemplo.

El miedo subirá por el vidrio

como mercurio disparado,

es el daño de la fiebre.

No quiero que se muera el alivio

del augurio no pasado

son los años como liebres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s