Esencial

Anuncios

2005

El último año del invierno,

el último minuto de la madrugada,

la primera luz del océano.

 

La última gota en la garganta,

la última nave en el cenit,

la primera palabra.

 

La última nube de la sudestada,

el último puerto abandonado,

la primera puerta que no es una ventana.

 

Mojando el índice para pasar la página,

la última pregunta es la primera respuesta

contestada.

Revisionismo histórico

Revisionismo histórico:

La foto en el marco,

treinta años

menos para todos,

naranja amarga, la tormenta

dentro del cuarto,

el desembarco,

la crisis en el corazón,

la puerta,

la bisagra.

 

Pero yo quiero ver,

quiero recordarlo todo

y sin embargo voy

vaciando mis bolsillos de guijarros.

Y el desenfoque

invadirá mis ojos

como una gota de tinta en el agua

y me irá nublando.

Velocidad de crucero

Cuando la paz y mis manos

eran polos iguales,

cuando el mejor postor

de mi ruina era yo,

perdí el interés

por tener intereses,

cuando todos los segundos

me pasaban afuera,

caminé mucho, muchas

cuadras, muchas veces.

 

Disolviéndome vergüenza

para que fuera

cupiéndome más,

alquilé emociones

sin sustancia,

me arrastré por la calle

con el estómago caliente.

Quedé como un imbécil

en el barrio de mi infancia

pero igual quise que todo

siguiera igual hasta siempre.

 

Me abrigué la espalda

contra un muro,

escapé del sol que escalda

y me amparé en lo oscuro,

viajaba al futuro a la velocidad

de un segundo por segundo.

Invisible a los ojos

Tuvieron tiempo suficiente

las vueltas de la vida

para aprender a hilar

y mientras tejen sin embargo

dada me fuiste en la nada

en este circuito circular.

 

Una brasa sobreviviente

hibernó década o así,

hasta que tu confidencia

sopló pavesas dormidas,

una cúpula para la flor

del asteroide B612.

Ya pueden venir los tigres.

 

Las ataduras son así

más se atan cuanto más duran.

Pero a mi edad, la de Cristo

y la de Dante, es cuando brotan

las primeras premuras

como semillas de Baobab.

 

La verdad nos hará libres.

Quiero ser esencial pero no

invisible a tus ojos

 

No, ya no quiero no la quiero

a la tristeza.

Ya no la quiero, no la quiero

a la tristeza.

40

Se acercan los cuarenta

como una cruenta cuenta atrás.

Vendrán sin crisis y sin bises.

Se acercan los cuarenta

una afrenta a la inmortalidad.

Mi vida fue una elipsis sin matices.

Me sentarán a la mesa,

me hablarán de artritis,

me planificarán de nuevo

que siente la cabeza

y la ponga de pie otra vez.

Me hablarán seriamente

de cirrosis y arteriosclerosis

pondrán una garra en mi mente.

Me harán dejar las drogas

para cuidar mi templo.

Me dirán al oído

que será derruido,

que he sido un mal ejemplo.

El miedo subirá por el vidrio

como mercurio disparado,

es el daño de la fiebre.

No quiero que se muera el alivio

del augurio no pasado

son los años como liebres.

Cien años

Cien años en coma,

De destino y casualidad.

Esa es la verdad, cien años

Queriendo curarnos con placebos,

Queriendo llegar a un sitio nuevo

En la senda que desemboca en baldío viejo,

Para que aprenda a no aceptar mi vida.
Cien años en coma,

De músculo fuerte y senilidad,

Esta es la verdad, cien años

Queriendo ensayar la próxima escena,

Queriendo cartografiar las venas,

En el drama que nunca será representado,

Y de la cama pueda todavía despertar.